jueves, 9 de octubre de 2014

EL NOMBRE DEL VIENTO






SINOPSIS

“Me llamo Kvothe, que se pronuncia ‘cuouz’. Los nombres son importantes porque dicen mucho sobre la persona. He tenido más nombres de los que nadie merece. Los Adem me llaman Maedre. Que, según como se pronuncie, puede significar la Llama, el Trueno o el Árbol Partido. Mi primer mentor me llamaba E’lir porque yo era listo y lo sabía. Mi primera amante me llamaba Dulator porque le gustaba cómo sonaba. Me han llamado Kvothe el Sin Sangre, Kvothe el Arcano y Kvothe el Asesino de Reyes. Todos esos nombres me los he ganado. Los he comprado y he pagado por ellos. Pero crecí siendo Kvothe.
Una vez mi padre me dijo que significaba ‘saber’. He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con dioses, he amado a mujeres y he escrito canciones que hacen llorar a los bardos. Quizá hayas oído hablar de mí.”
Así empieza una historia extraordinaria. Músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, héroe y asesino: esta es la leyenda que se ha forjado alrededor de la figura de Kvothe. Ahora, por primera vez, él va a relatar la verdad sobre sí mismo. Y para hacerlo bien, deberá empezar por el principio: su infancia en una troupe de artistas itinerantes, los años malviviendo como un ladronzuelo en las calles de una gran ciudad, y su llegada a una universidad donde espera aprender una magia de la que se habla en las historias… Atípica, profunda y sincera, El nombre del viento es una novela de aventuras, de historias dentro de otras historias, de misterio, de amistad, de amor y de superación, escrita con la mano de un poeta y que ha deslumbrado -por su originalidad y la maestría con que está narrada- a todos los que la han leído.


RESEÑA

El nombre del viento es el primer titulo de la Trilogía Asesino de Reyes.
Esta historia comienza en la posada Roca de Guía, regentada por Kote un misterioso posadero. Los  días transcurren con normalidad en la pensión donde se reúnen los mismos clientes cada día repitiendo conversaciones y anécdotas.
Pero todo esto cambiará cuando aparezca en la historia Cronista, un escribano, que recoge aldea por aldea las historias que otros cuentan, ya que Cronista reconoce a nuestro misterioso, ya que kote es sólo algunos de los nombres con los que se les conoce ya que su verdadero nombre es Kvothe.

Cronista propone a Kvothe que sea él en primera persona quien cuente la verdadera historia de su vida. En un primer momento Kvothe se niega a contar su historia pero al final concederá a Cronista  tres días para que recoja su historia.

El nombre del viento nos narra el primer día en el que Kvothe cuenta su historia, en este día relata su infancia y juventud, las dificultades que tuvo que superara al perder su familia, como la pobreza y los maltratos a los que fue sometido y su acceso a la universidad.

Pese a que este libro tiene 872 páginas y ser un libro introductorio sin demasiada acción se lee bien y no se hace pesado leer.

Algo que destaca en El nombre del viento es el tratamiento que hace Patrick Rothfuss de la magia, ya que lo hace de una manera muy distinta a otros libros de fantasia donde aparece, el autor trata la amgia como un ciencia que puede ser enseñada y dominada por los estudiantes,y no un poder inherente al personaje que la práctica o que adquiere de un modo sobrenatural.

Además de su protagonista principal los personajes secundarios tienen un papel importante, como ocurre con Bast ayudante de Kvothe en la posada y compañero de aventuras que describe el estado de animo de nuestro protagonista, también tiene importancia Auri una joven que Kvothe conoce en la universidad y de la que poco a poco va conociendo y descubriendo el mundo en el que vive y Denna una chica escurridiza con la que Kvothe esta muy unido.








“Los nombres son importantes porque dicen mucho sobre la persona. He tenido más nombres de los que nadie merece.”

“Recuerda esto, hijo mio, aunque olvides todo lo demás; un poeta es un músico que no sabe cantar. Las palabras tienen que encontrar la mente de un hombre si pretenden llegar a su corazón, y la mente de algunos hombres es lamentablemente pequeña. La música llega al corazón por pequeña o acérrima que sea la mente de quien la escucha”




VALORACIÓN: 4/5










No hay comentarios:

Publicar un comentario